Seleccionar página

¡Hola! Ya estamos de vuelta con un nuevo consejo para el cabello. En este artículo vamos hablaros del agua mineral, que es un elemento clave para un cabello sano. Al lío..

En el momento de nutrir el pelo, por regla general hablamos de acondicionadores o mascarillas, pero la clave para un pelo sano no es el tratarlo, sino más bien hacer que no se estropee, y eso podemos lograrlo además de cuidarlo día tras día, con agua mineral.

Y es que el agua mineral no tiene ni sal ni cloro, por tanto no estropea ni reseca el pelo ni el cuero capilar, pero hay que aplicarla de manera correcta.

La temperatura no debe ser ni demasiado baja ni demasiado alta, sino más bien templada, si estuviese demasiado caliente, las glándulas sebáceas se activarían y generarían un exceso de grasa, si estuviera demasiado fría, el bulbo se podría desgastar. Si el último aclarado se hace con agua templada, tirando a fría, la circulación sanguínea se activa y el cierra la cutícula del cabello.

Ésta técnica se debe hacer de forma rutinaria, puesto que su efecto no es inmediato, sino que la regeneración capilar se aprecia a largo plazo, además de esto, el cabello se va a ver más suelto y brillante.

¿Para quienes está recomendada esta técnica?

Especialmente para cabellos grasos y estropeados, pero de manera preventiva, se puede aplicar prácticamente a todo tipo de cabellos.

¿Podemos hacerlo nosotros mismos?

Si, hirviendo un poco de agua del grifo o bien con agua de una botella.

Es un truco sencillo y que todos podemos hacer en casa, así que animaros a probarlo o bien a pasar por el salón de Alegría Peluqueros y ellos sabrán cómo tratar tu cabello. ¡Nosotros nos vemos muy pronto! Recordad compartid con vuestros amigos. 😀